La Ventaja de Tener Abogado: Lesiones de Tejidos Blandos

La Ventaja de Tener Abogado: Lesiones de Tejidos Blandos—¿La palabra suya, contra la de ellos?

Usted siente dolor, ¿pero quién le va a creer? Hay varias herramientas diagnósticas en las cuales los doctores, por muchos años, dependieron para poder escoger tratamientos efectivos; sin embargo, estas mismas herramientas—tales como un rayo X—no siempre tienen la abilidad de descubrir ciertas clases de lesiones.

Estas lesiones se conocen como lesiones de tejidos blandos—daño que se ha hecho a una parte del cuerpo que no sea hueso—y un alto porcentaje de lesiones causadas por un accidente de auto consta de este tipo de lesión.

A pesar de que las lesiones de tejido blando, como la que se conoce como latigazo cervical, sean muy dolorosas y muchas veces hacen que la víctima tenga que cambiar de manera radical su estilo de vida, es mucho mas difícil obtener una recompensación justa para estas lesiones que, por ejempo, para un hueso roto. Usualmente, esto se debe a una falta de pruebas definitivas de que la víctima en verdad sufrió aquello que dice haber sufrido.

Para muchos de las víctimas de un accidente automovilístico, obtener pruebas definitivas de las lesiones mismas o es demasiado difícil o es demasiado caro—por ejemplo, con un Imagen de Resonancia Magnética, que cuesta mas que un rayo X. Siendo así, la persona lesionada debe tratar de obtener pruebas de tratamiento. Con documentación detallada del tratamiento médico que haya recibido, se hace mucho mas probable que la recompensación que la víctima recibe sea el equivalente que el dolor tanto físico como emocional que en verdad fueron causados por las lesiones. Después de todo, la compañía de aseguranza, o un jurado en la corte, probablemente no acepte la mera palabra de que está lesionado de los tejidos blandos. El record médico servirá como prueba muchísimo mas persuasivo que la simple palabra de la víctima, sin mas.

Está claro, entonces, que el demandante que no tiene diagnósis seguro está en bastante peligro de ver negada su demanda, pero incluso al demandante que sí tiene diagnosis seguro, o pruebas de tratamiento médico, le conviene buscar la ayuda de un abogado para obtener de la compañía de seguros un acuerdo que en verdad le vuelva recuperado por completo. En cuanto a los acuerdos, a veces ayuda poner prueba de qué tipo de accidente fue, porque frecuentemente la compañía ofrece acuerdos favorables sabiendo bien que ciertos tipos de accidentes casi siempre resultan en ciertas lesiones.

Pero, como muchos ya saben, es muy común que la compañía de seguros intente a convencer a la víctima a entrar en un acuerdo que de ninguna manera cubre todo lo que a él le ha costado el accidente. Los accidentes llevan en sí un costo económico directo, pero también llevan un costo indirecto…como por ejemplo el tener que estar yendo a terapia, 3 veces a la semana, por 5 semanas—perdiendo horas en el trabajo—para recibir su tratamiento de lesiones de tejidos blandos.

El esperar demasiado tiempo para ir al médico sólo hace que su compañía de seguros diga que es prueba de que Ud. realmente no fue muy lastimado en el accidente. Algo similar puede pasar por haber esperado demasiado tiempo para buscar el respaldo de un abogado en esta lucha para un acuerdo justo. Para cuando Ud. por fin vaya al abogado, la adversa compañía de seguros ya tendrá un record de acciones que Ud. hizo sin entender que iban a ser usados en su contra. Esto hace que el proceso de demostrar cuánto realmente merece se vuelva una tarea demasiado pesada. Como ejemplo, si su compañía logra hacerle a Ud. firmar un descargo, quiere decir que Ud. ha renunciado todo derecho legal de pelear para recibir recompensación para cualquier tratamiento de lesiones que Ud. reciba en el futuro. Y lo malo es que no se sabe si saldrán otros dolores causados por el accidente en el futuro.

Así como el médico es el único jugador en este asunto quien pueda decir cuando se puede saber que todo posible lesión del accidente ya se ha manifestado y Ud. puede dejar de ir a terapia, su abogado es el único que es entrenado para saber qué hacer y qué decir para impedir que la compañía le niege el dinero que Ud. merece.